Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 6533 Manejo Pecuario

Descripción de la tecnología: Estomatitis vesicular porcina

La estomatitis vesicular produce una enfermedad clínicamente indistinguible de la fiebre aftosa y por lo tanto es de gran importancia.

Esta enfermedad se produce principalmente en América del Sur y Central, ocasionalmente en EEUU y, raramente, en forma de epidemias que se extienden hacia el norte hasta Canadá y hacia el sur hasta Argentina.

Produce una enfermedad clínicamente indistinguible de la fiebre aftosa, el exantema vesicular porcino y la enfermedad vesicular del cerdo. Los caballos pueden infectarse con estomatitis vesicular pero no con la fiebre aftosa. De todos modos, la infección en cerdos suele ser subclínica.

Síntomas:
Todas las edades
Salivación.
Vesículas (ampollas).
Lesiones en el pie y cojeras.
Puede haber una reducción en el ritmo de crecimiento.
Fiebre alta.
Los signos clínicos son similares a los de la fiebre aftosa.
La mortalidad suele ser baja y la mayoría de los cerdos se recuperan en una o dos semanas.
A diferencia de la fiebre aftosa, sólo una pequeña porción de cerdos presenta vesículas. Además, raramente afecta al ganado vacuno y equino de la misma granja y viceversa. 

Causas/factores contribuyentes:
El virus se disemina mecánicamente mediante una gran variedad de insectos y se ha aislado de las moscas de la cara, moscas negras, mosca del ojo, moscas de la arena, langostas y mosquitos.
Se cree que en la diseminación entre cerdos en las regiones epizoóticas, los insectos adquieren el virus en sus partes bucales al alimentarse sobre las lesiones que quedan después de estallar las vesículas y lo transportan mecánicamente a otros cerdos de la misma granja o de granjas vecinas. Es poco probable que se infecten chupando sangre de los cerdos.
El virus también se puede diseminar entre cerdos por contacto directo, especialmente cuando la densidad es elevada.

 

Diagnóstico:
La estomatitis vesicular es de declaración obligatoria en la mayoría de zonas epizoóticas ya que clínicamente es indistinguible de la fiebre aftosa.
Requiere diagnóstico por laboratorio.

Las mejores muestras son el fluido vesicular, que tiene una concentración elevada del virus y/o tejido vesicular (p.e. la piel superficial que hay sobre la vesícula) que también contiene el virus.
Es necesario descartar la fiebre aftosa o la enfermedad vesicular del cerdo (o en California el exantema vesicular porcino) e identificar el virus de la estomatitis vesicular, que en el caso de los caballos puede hacerse a partir del líquido vesicular o tejido por ELISA, que da una respuesta rápida, al cabo de unas horas.

También pueden tomarse muestras de sangre pareadas (es decir, una muestra durante la fase inicial de la enfermedad y una 10 – 14 días después). Las pruebas usadas normalmente son neutralización, fijación de complemento y ELISA. En cerdos, las muestras aisladas positivas serían fuertemente indicativas de infección activa. El inconveniente de las pruebas de sangre y la serología es que suponen un retraso de por lo menos dos semanas, que es demasiado tiempo. 

Control/Prevención:
Debido a que clínicamente no se puede diferenciar de la fiebre aftosa, hay que contactar con las autoridades respectivas inmediatamente.
Usualmente la vacunación de cerdos está prohibida en varios países aunque es posible producir una vacuna eficaz viva atenuada o una vacuna inactivada.
Control de insectos.

Detalles de Tecnologia
Autor 3tres3
Institución que publica: 3tres3
Título del Documento: Estomatitis vesicular porcina
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: 3tres3
Páginas
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad