Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 6455 Manejo de Cultivos

Descripción de la tecnología: Malezas, plagas y enfermedades del cultivo del fríjol y su control

El efecto negativo que expresa las plagas, las enfermedades y las malezas sobre el cultivo se ve reflejado en disminución de la calidad y de la cantidad de la producción. Por esta razón, es importante conocer y entender los diferentes elementos bióticos que intervienen en la producción para llegar a tomar decisiones acordes con las condiciones del cultivo.

 

Control de malezas:
El fríjol debe mantenerse libre de malezas durante los 30 días siguientes a la germinación, en caso contrario, habrá una reducción del rendimiento proporcional al número de días que permanezca enmalezado el cultivo. Si se permite la competencia de malezas en estos 30 días, el rendimiento se reducirá en más del 50%, contra el control que es el 10% del total de costos.

El control de malezas se efectúa comúnmente en forma manual realizándose de dos a tres desyerbas en el cultivo de fríjol arbustivo. La primera desyerba se hace a los 30 días después de la siembra, la segunda entre los 60 a 70 días y la tercera a los 90 días.

Igualmente para el control de malezas se puede utilizar productos químicos. El control químico es necesario en aquellas zonas donde hay un periodo de lluvias después de la siembra y germinación; la cantidad de mano de obra es escasa y costosa; y la maquinaria agrícola es reducida.

Plagas:
Son muchas las plagas que afectan al cultivo de fríjol. A continuación se expresan algunas que a criterio del autor representan importancia por su daño y efecto sobre la producción.

 

Lorito verde (Empoasca sp):
Es la plaga más importante en el cultivo del fríjol en Colombia. Las hembras de este insecto opositan introduciendo los huevos en el tejido de la hoja, las venas, pecíolos o tallos de la planta afectada. La ninfa recién salida es color blanco pálido; luego pasa a amarillo pálido y finalmente al verde de los adultos; atraviesa por cinco instares ninfa les tardando alrededor de 13 días; las ninfas se alimentan en el envés de las hojas cerca de las venas.

Los adultos miden entre 3,0 y 3,5 mm de largo y son delgados de color verde y alas transparentes más largas que el cuerpo. Los loritos verdes son más abundantes en las épocas de fuerte sequía. El daño consiste en un enrollamiento de la punta de las hojas y amarilla miento de éstas, debido a la succión de la savia. Estos insectos son de suma importancia debido a que se ha demostrado que son vectores potenciales de muchas enfermedades virosis a las plantas.

El control del lorito verde se logra mediante diferentes sistema como el cultural (empleo de variedades resistentes); biológico con parasitoides (Onagros sp) y algunos depredadores; y químico con productos de tipo sistémico.

Ácaros (Polyphagotarsonemus latas, Tetranychus desertora)
Los huevos de esta arañita son depositados individualmente tanto en el haz como el envés de las hojas. Son esféricos perlados, brillantes, muy pequeños, con un medida promedio de 0.15 mm. Las ninfas son de color amarillo con dos manchas negras sobre el dorso. Los adultos son de color amarillo pálido o verde claro con manchas negras a cada lado del cuerpo. La hembra es ligeramente más grande que el macho tiene una longitud de 0,35 mm y un ancho de 0.20 mm. El macho tiene el abdomen más delgado que el de la hembra.

Afidios o pulgones (Aphis tabae, Myzus persicae)
Los áfidos son insectos chupadores que viven en colonias muy numerosas, sobre los cogollos de la planta. Su importancia radica no sólo por el daño que producen al succionar la savia, sino por la transmisión de virus al chupar una planta enferma y luego trasladarse a una sana.
El daño de estos insectos se caracteriza porque las hojas se amarillean y corrugan, disminuyéndose los rendimientos.

Los pulgones tienen un buen número de enemigos naturales entre insectos parásitos (Aphidius testaceipes) y predatores (Chrysopa sp), además de algunos patógenos (Vertticillium lecanii), que disminuyen sus poblaciones; sin embargo, muchas veces estos organismos son incapaces de mantenerlos bajo control, por lo cual se requiere el uso de insecticidas sistémicos.
Mosca blanca (Bemísia tabaci, Trialeurodes vaporariorum).

Los huevos de la mosca son de color amarillo pálido y translúcido. Son colocados en el envés de las hojas en grupos de 3 a 8 huevos en forma individual, sujetos a la hoja por un corto pedicelo.
Los adultos miden aproximadamente l.5 mm de largo, poseen dos pares de alas blanquecinas cubiertas de un polvo, el abdomen es de color amarillo.

El insecto al chupar la savia secreta una sustancia azucarada, que sirve como sustrato sobre el cual crece y se desarrolla el hongo denominado fumagina que puede cubrir totalmente las plantas y acabarlas.
El control que ha mostrado mejores resultados es el que se presenta con la combinación de diferentes estrategias como el uso de: variedades resistentes, parasitoides (Encarsia Formosa), depredadores (coccinella septempunctata), entopatógenos (verticillium lecanni, Beauveria bassiana), deshojes periódicos, destrucción de socas y productos químicos.

Cucarroncitos de las hojas (Epitrix cucumeris, Anomala ínconstans)
Son pequeños cucarrones de colores oscuros o claros y brillantes que poseen los fémures de las patas posteriores amplios que les permite saltar ágilmente cuando se les moleta.
Los adultos comen las hojas haciendo muchos agujeros redondos, en daños severos puede causar la caída de las hojas y retardar el crecimiento.

pueden llegar a utilizar para el manejo del insecto:
Control biológico: parasitoides (Microctonus epitricis), depredadores (Peucetia viridans) y entopatógenos (entomophthora sp).

Control cultural: limpieza de los cultivos, eliminación de malezas, siembra de variedades tolerantes al ataque del insecto, eliminación de hospedantes.
Otros métodos de control: El uso de productos químicos fosforados han mostrado buenos resultados para el control de este insecto.

Enfermedades:
En el fríjol se presenta un gran número de enfermedades que varían en virulencia y agresividad de acuerdo con la susceptibilidad del material y las condiciones ambientales. Las más importantes en el cultivo son:
Roya (Uromyces phaseoli)
En el envés de las hojas aparecen manchas cloróticas, donde más tarde se encuentran pústulas color rojo ladrillo, conteniendo un polvo pardo oscuro, que son llevadas por el viento a grandes distancias, propagándose aún más la enfermedad. También es diseminada por insectos, máquinas y obreros. Es favorecida por tiempo húmedo y caluroso.

La roya igualmente puede desarrollarse sobre los pedúnculos y tallos, donde aparecen grietas longitudinales, causando el secamiento de muchas hojas y finalmente la muerte de la planta.
Para prevenir la enfermedad se debe sembrar variedades resistentes. En caso necesario, tan pronto se noten los primeros síntomas de la enfermedad, aplicar productos como Antracol o productos en base a mancozeb.

Antracnois (Colletotrichum lindemuthianum)
Este hongo ataca toda la planta: hojas, vainas, semillas y tallos. Se transmite por la semilla.
En las hojas aparecen manchas color café oscuro y en tiempo húmedo muestran una coloración rosada en sus bordes. En la haz de las hojas se observan manchas con anillos concéntricos. Las manchas son más típicas en las vainas y se presentan hundidas y con una coloración gris en su centro y un ligero halo rosado. En ataques serios el hongo alcanza a destruir todas las semillas, tanto que los rendimientos de la cosecha son prácticamente nulos.
 En tallos causa chancros color rojo oscuro.

El hongo es favorecido por alta humedad relativa y una temperatura de 17°C.
La presencia de la enfermedad se puede eliminar o disminuir mediante el uso de estrategias como: usar semillas de variedades resistentes, hacer rotación de cultivos por 2 ó 3 años, realizar las labores culturales cuando el folIaje esté seco, empleo de semilla sana, desinfectar la semilla antes de la siembra y hacer aspersiones preventivas con productos químicos.

 

Añublo bacterial común (Xanthomonas phaseoli)
Llamado también bacteriosis, marchitamiento bacterial y tizón bacteriano común. La enfermedad es favorecida por la humedad relativa alta.

Inicialmente los síntomas se manifiestan por manchas húmedas en el envés de las hojas. Las regiones infestadas se ven flácidas, rodeadas por una zona amarilla que posteriormente se vuelve necrótica y de color café.

Puede llegar a causar defoliación o reducción del diámetro del tallo. En las ramas se manifiesta en forma de manchas húmedas que crecen gradualmente, se tornan oscuras y rojas y levemente deprimidas. La infección puede llegar hasta la semilla, la cual se pudre y se arruga.
Se debe usar semilla libre de la bacteria y hacer rotaciones de cultivos como una medida de control.

Detalles de Tecnologia
Autor datateca.unad.edu
Institución que publica: datateca.unad.edu
Título del Documento: Malezas, plagas y enfermedades del cultivo del fríjol y su control.
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: datateca.unad.edu
Páginas
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad