Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 6408 Manejo de Cultivos

Descripción de la tecnología: El cultivo de la rúcula

Tipos de suelo:
La rúcula no es una planta exigente: requiere un suelo húmedo, permeable y bien abonado. Puedes sembrarla tanto en semillero como en maceta.

 

Clima:
Este cultivo florece antes con el sol del verano, aunque puede sembrarse durante todo el año, siempre dejando tres meses de espacio entre siembra y siembra, si es invierno, o uno y medio si es verano. Hay que llevar cuidado con el exceso de calor, ya que puede hacer que la rúcula adquiera un sabor amargo.

Siembra y trasplante:
Las semillas se introducen a 0.3 cm de profundidad dejando unos 2.5 cm de espacio entre unas y otras. No tiene necesidad de trasplante.

Esta planta crece muy rápido y puede invadir más espacio del que teníamos pensado si no llevamos cuidado. Se recomienda remover el terreno para airearlo y eliminar también las malas hierbas de vez en cuando.

Riego:
No necesita un riego excesivo: con regar regularmente para que el sustrato conserve la humedad es suficiente.

Cuidados específicos

Plagas y enfermedades:
Pulgón: el pulgón suele aparecer si se abusa del riego y el suelo posee un exceso de nitrógeno. Si se da el caso, recurriremos al jabón potásico disuelto en agua o alguno de los preparados que te ofrecemos en Planeta Huerto. El jabón potásico es un producto natural, ecológico, no tóxico, que no requiere plazo de seguridad y respeta la fauna auxiliar.

Ataque de roya: es un hongo en forma de bultos rojizos en las hojas. Para tratarlo utilizaremos cola de caballo.

Oídio: es un hongo que crea una capa algodonosa en las hojas y también puede atacar a los tallos. El tratamiento es similar al de la roya: la cola de caballo. Puedes consultar el artículo de “Remedios para el oídio” para aprender a combatirlo.

Recolección y usos:
Cosecha:
Las hojas de la rúcula se pueden coger antes de que se desarrolle el tallo: en ese momento es cuando mejor sabor tienen. Las flores también son comestibles. Si dejas que la planta llegue al final de su ciclo, puedes coger las semillas que hay dentro de las vainas de las flores y volver a sembrarlas.

Usos y propiedades:
La rúcula se usa mucho en ensaladas, para hacer salsa pesto, o sopas. Las semillas pueden ser utilizadas para hacer vinagretas.

Entre sus beneficios se encuentran:
Contiene zeaxantina y luteína: ambos compuestos benefician la salud de los ojos.
Es rica en antioxidantes y vitamina A: éstos contribuyen a prevenir el cáncer.
Gracias a la vitamina C nuestro sistema inmunitario es más fuerte.
Contiene vitamina K: evita enfermedades cardiovasculares y ayuda a asimilar el calcio.
Facilitan a una mejor digestión y provoca sensación de saciedad: ideal para incluirlo en las dietas.

Cómo germinar semillas de rúcula:
Para beneficiarnos de sus propiedades como germinado (muy nutritivos y diuréticos) sólo tienes que remojar las semillas durante 5 ó 6 minutos en un vaso de agua; después, llena de agua un recipiente germinador, distribuye las semillas en la rejilla y tápalo. A partir de ahí, pulveriza con agua varias veces al día, deja crecer los brotes cinco o seis días y ya están listos. Los brotes ya cortados se pueden mantener hasta diez días en la nevera, aunque lo ideal es comerlos al momento.

Detalles de Tecnologia
Autor Planeta huerto
Institución que publica: Planeta huerto
Título del Documento: El cultivo de la rúcula
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: Planeta huerto
Páginas
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad