Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 6310 Manejo de Suelo y Agua

Descripción de la tecnología: Deficiencias y excesos nutricionales en tomate:
                                                  

La fertilización tiene un papel fundamental en la producción de tomate, al ser un cultivo que necesita buenas cantidades de ciertos elementos en fases puntuales, de manera que en nuestro plan de abonado resulta primordial aportar los nutrientes necesarios en el momento adecuado, y en caso de detectar una deficiencia corregirla a tiempo.
La carencia o exceso de un elemento puede expresarse de una forma muy distinta según el cultivo, incluso en especies del mismo género, por eso nos vamos a centrar específicamente en el tomate.

Sabiendo esto, vamos a hacer una primera distinción según la edad de la hoja, distinguindo entre hojas viejas y hojas jóvenes. Los síntomas en las primeras son a consecuencia de la falta de nutrientes móviles: N, P, K, y Mg, que van a desplazarse a la zona de crecimiento, mientras que cuando los síntomas se observen inicialmente en hojas jóvenes, estaremos ante deficiencias de elementos inmóviles: Fe, Mn, Ca, B, o de escasa movilidad: Zn, Cu, S.
Tras estas consideraciones previas vamos a enumerar los síntomas de las deficiencias y fitotoxicidades por exceso de los principales elementos.

 NITRÓGENO (N) Deficiencia: Las hojas viejas son las primeras en amarillear, de forma uniforme, incluidos los nervios. Las nuevas palidecen y son más pequeñas. La planta manifiesta falta de vigor, aumenta la abscisión de flores, da frutos de menor calibre, y hay fallos en el cuajado.
Interpretación de análisis foliar: Niveles en hoja por debajo del 2% se consideran bajos.

Exceso: Estimula el crecimiento vegetativo, provoca la caída de flores, una maduración irregular y se resiente la producción. Además puede producir deficiencia de K o Mg.

Corrección: Abonado nitrogenado en forma de nitratos (nitrato amónico, nitrato calcico, nitrato potásico), urea, soluciones N-P-K,…y a largo plazo, matera orgánica, que asegura un aporte continuado de N.

FÓSFORO (P) Deficiencia: Con una deficiencia importante de este elemento, se observa en hojas viejas unas tonalidades púrpuras intervenales y también sobre el envés. La planta toma un aspecto raquítico, crece lentamente y se produce un retraso en la fase de maduración.
Interpretación de análisis foliar: nivel bajo – < 0,1%

Exceso: En exceso puede bloquear ciertos elementos antagonistas como Fe, Zn o Cu.
Las bajas temperaturas pueden acarrear una mala asimilación del fósforo, hecho común por ejemplo en semilleros de tomate en invierno.

Corrección: Normalmente se aplica un abonado de fondo con algún fertilizante fosforado: superfosfato de cal, fosfato monoamónico (MAP), fosfato monopotásico (MKP), ácido fosfórico, fosfatos naturales, etc.

POTASIO (K) Deficiencia: Deficiencia común durante la fase de cuajado del fruto, cuando la demanda de potasio es más elevada. El síntoma es el amarilleamiento del borde de las hoja, primero las viejas, que más tarde sufren una necrosis marginal curvándose hacia arriba. Paralelamente los nervios pueden tomar una coloración parduzca.

En el fruto se producen varias fisiopatías que se caracterizan por producir una maduración irregular a lo largo de la superficie del fruto, por la aparición de una mancha amarillenta en forma de estrella en el ápice del fruto, etc. Las más conocidas son el abanderado o tomato irregular rippening (TIR) y el blotchy ripenning. El origen de estas fisiopatías no son únicamente nutricionales (carencia de potasio o exceso de nitrógeno), ya que ciertos virus, como el del bronceado del tomate (TSWV), o la misma picadura de mosca blanca, pueden ser la causa de las mismas.
Con la carencia de potasio se resiente la floración, a la vez que disminuye la calidad del fruto, ya que este elemento tiene influencia directa sobre la calidad del fruto.
Interpretación de análisis foliar: nivel bajo – < 2.

Exceso: De igual modo que el elemento anterior, bloquea elementos tales como el hierro, zinc magnesio o manganeso.

Corrección: Nitrato potásico, sulfato potásico, fosfato monopotásico,…

MAGNESIO (Mg) Deficiencia Clorosis intervenal en hojas, permaneciendo los nervios verdes, pudiendo adquirir estos un tono marrón. Las primeras hojas afectadas son las adultas situadas en el centro de la planta y rápidamente se puede extender el síntoma a hojas jóvenes.
En fruto, los desequilibrios entre Ca y Mg provocan una fisiopatía denominada tip.
Interpretación de análisis foliar: nivel bajo – < 0,4%

Exceso Elevadas cantidades de potasio y calcio pueden causar deficiencia de magnesio.

Corrección Via foliar, aplicados al suelo o en fertirrigación: nitrato magnésico, sulfato de magnesio, dolomita, magnesio quelatado,o cualquier corrector de microelementos con Mg en su composición.

Detalles de Tecnologia
Autor Agrología
Institución que publica: Agrología
Título del Documento: : Deficiencias y excesos nutricionales en tomate
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: Agrología
Páginas
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad