Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 4684 Manejo de Suelo y Agua

Este anélido, mediante su metabolismo y trabajo digestivo mejora la estructura del suelo. Cuando construye sus galerías remueve el suelo y mezcla verticalmente las sustancias orgánicas de capa arable. Hay lombrices que perforan galerías en todas las direcciones y, en esta acción, segregan una mucosa que da firmeza a sus paredes y, por lo general, son excavaciones más profundas que las realizadas por los arados, ya que algunas llegan hasta los 4 m de profundidad, con la ventaja de que no destruyen la estructura del suelo.

Se estima que, en condiciones de clima templado, una hectárea contiene alrededor de 400 kg de lombrices, equivalente a una población de 2 a 4 millones de individuos aproximadamente. Al construir sus galerías, contribuyen a mejorar la circulación del aire y del agua, además almacenan sus deyecciones en la superficie del suelo a la entrada de las galerías en cantidades que fluctúan entre 10 y 90 t/há/año. Estas contienen gran cantidad de microorganismos y de 3 a 4 veces más nutrientes disponibles que un suelo natural. Fomentar el número de lombrices significa aumentar la capacidad productiva del suelo.

En la Sierra Central del Perú, en Huánuco a 2000 m de altitud se encontró alrededor de 1000 kg/há de lombrices y, si se relaciona con el peso de una o dos yuntas de bueyes, podemos comparar a la lombriz con un verdadero arado y esto no es ninguna exageración, pues al remover el suelo, cavar túneles, deponer sus deyecciones, entre otras, ayuda a mejorar la estructura del suelo. Sus excretas aumentan de tres a once veces el nivel de fósforo, potasio y magnesio disponible en el suelo, elevan de cinco a diez veces el nivel de nitratos y de calcio al disminuir la acidez de la tierra, al igual que transformar el humus moor en humus mull. Ello muestra que fomentar el desarrollo de las lombrices dentro del campo de cultivo es más importante que hacerlo fuera de él ya que el trabajo de la lombriz es complementaria a la de otros microorganismos que aumentan su población estimuladas por las condiciones que genera la lombriz de tierra. No basta sembrar lombrices o aplicar el humus que éstas producen, es necesario fomentar el desarrollo y la acción de estos organismos mediante rotaciones y asociaciones de cultivos, uso de abonos orgánicos, abonos verdes y mantener el suelo cubierto.

La degradación de la materia orgánica debe darse preferiblemente in situ y no fuera del campo, porque un humus casi mineralizado es biológicamente menos activo, a pesar de que pueda tener elementos de mayor disponibilidad para las plantas, pero no complementa las funciones de otros organismos en el suelo, pues nutre casi directamente a la planta sin contribuir, en mayor medida, al fomento de otros microorganismos.

La lombriz Eisenia foetida puede ser una buena aliada para cuando las composteras se encuentren lejos del campo o en los procesos de transición hacia la agricultura ecológica cuando se requiere una mayor disponibilidad de nutrientes debido a la todavía baja actividad del edafón.

Detalles de Tecnologia
Autor Enrique Kolmans Darwin Vásquez
Institución que publica: ACTAF
Título del Documento: Manual de agricultura ecológica
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: ACTAF
Páginas 9
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad Cuba