Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 4600 Manejo Agroecológico de Café

Colocar materiales sin procesar provoca una serie de problemas, desde la presencia de enfermedades y plagas contaminantes, hasta subproductos tóxicos. También, cuando aplicamos materiales "frescos", podemos provocar competencia por elementos nutritivos y oxígeno con las raíces, dañando las
Plantas. Como casi siempre ocurre, utilizar materiales crudos, en especial de origen animal, causa efectos nocivos indeseables, como malos olores, moscas, contaminación del aire y el agua, propagación de enfermedades, y otros problemas. Además estos materiales son descompuestos lentamente y solo una fracción pequeña es aprovechada por el cultivo, en su ciclo anual. Existen varios procesos para transformar los desechos y convertirlos en abonos orgánicos: El compostado, el bocasi, biodigestión, fermentación anaeróbica y lombricultura. Estos materiales procesados se descomponen casi en su totalidad, en el suelo,
Durante el año.

Compostado

Es un proceso aeróbico controlado. Se favorece la acción de los microbios que descomponen las sustancias solubles de las materias primas, en presencia de oxígeno. Se hace una mezcla de materiales ricos en carbono (fibrosos) como bagazo, pajas, aserrín, cáscaras, granza, etc., con materiales de origen animal ricos en nitrógeno como cuita, boñigas, follaje verde, etc.

Una buena proporción práctica es la mezcla de 20 partes de material rico en carbono con una parte de material rico en nitrógeno. Tenemos abundancia en carbono, pero somos pobres en nitrógeno, por eso un exceso de material rico en carbono no es problema, y hiede menos. Si durante el proceso los olores son muy fuertes, estamos perdiendo nitrógeno, hay que agregar más material fibroso para retenerlo. Cuando el compostado se hace a la intemperie, la lluvia lo hace perder gran cantidad de elementos, y puede suceder que se pudra. El producto es de inferior calidad. El mejor es el compost hecho en casa, a la sombra y bien cuidado. Para hacer un buen compost se proponen los siguientes pasos:

a. Se escoge un lugar protegido del sol y la lluvia. Preferiblemente si es una galera y el piso es de tierra y se hace cerca de un bosque natural, cerca del cafetal, o que tenga acceso fácil de vehículos.

b. Se colocan los diferentes materiales en capas sucesivas, formando un montón. Se moja bien cada vez que se coloca una capa de material.

c. Se voltea 3 veces. Al final se forma un montón de un metro de alto extendido en línea.

d. A los 8 días se voltea a un lado. Si está muy seco se moja otra vez.

e. Donde estaba el montón anterior, se hace un nuevo montón.

f. A la segunda semana, el primer montón se voltea a un lado, el segundo también se voltea hacia donde estaba el primero. Donde estaba el segundo se hace un nuevo montón.

g. A la tercera semana vamos a tener cuatro montones, cada uno con una semana de diferencia de edad.

h. En la cuarta semana el primer montón tiene un mes, ya lo podemos aplicar al suelo del cafetal. Dejamos espacio para hacer un nuevo montón.

De esta manera tenemos un proceso constante de producción, ahorramos espacio y el trabajo es menos pesado. Este compost se puede utilizar como medio para vivero, si lo dejamos madurar por unos tres meses, hasta que enfríe.

Presencia de hongos estrato superficial generalizado Olores fuertes, amoníaco a tierra fresca Estas características dependen en gran medida de los materiales utilizados en su elaboración. Pero existen varios indicadores generales que ayudan a interpretar el estado de maduración. Durante su primera semana, el montón se pone muy caliente y tiene olores fuertes característicos. Si hay un exceso de materiales nitrogenados los olores son muy molestos. Debemos voltearlo para que el proceso acelere, para enfriarlo y airearlo y que todos los materiales se expongan al calor para que mueran las semillas de malezas, las enfermedades y las plagas presentes. Más o menos al mes, está muy caliente, pero empieza a enfriarse, los olores cambian a olor a suelo de bosque. Una banda blanca se extiende dentro de casi todo el montón. Muchos recomiendan utilizarlo así, caliente, como abono al suelo. Se coloca en banda bajo las bandolas, sin incorporar. Si lo queremos para vivero, debemos procesarlo por unos tres meses, hasta que madure bien y enfríe. Nunca se debe dejar secar.

Bocasi

Esta palabra japonesa se refiere a un proceso aeróbico rápido, controlado, que dura de 5 a 10 días. En realidad es la transformación de una gran proporción del nitrógeno contenido en los materiales, en una masa de microbios que se secan y son llevados al suelo donde se descomponen convirtiéndose en un abono.
Se utilizan materiales más finos que en el compost y más ricos en sustancias solubles.
A diferencia del compost no nos preocupamos por la relación carbono/nitrógeno, porque no lo vamos a llevar a un estado de equilibrio. Protegemos el contenido total de nitrógeno. Como es rápido, ganamos tiempo y espacio. Con él producimos un material libre de microbios productores de enfermedades y de plagas, que mueren por el calor que se produce. Para hacerlo, se colocan capas sucesivas de los materiales, controlando muy bien la humedad. Si hay exceso de agua, el material se pudre, huele muy mal y se echa a perder. Para conocer la humedad ideal, se toma un puño de la mezcla y se aprieta. No debe gotear ni formar una pelota plástica. Se forma una pelota que, si se deshace sola, le falta agua. Si no se deshace sola, pero al tocarla con un dedo se deshace, esa es la humedad correcta. Hay muchas recetas, pero la más barata y nutritiva es la siguiente. Para producir 8 sacos de abono, necesitamos 6 sacos de cuita seca (gallinaza), 1 saco de semolina de arroz, 1 saco de granza (cascarilla) y 2 litros de melaza de caña (miel de purga), y un lugar techado y seco (galera).

i. Hacemos capas superpuestas de cada material, y mojando con agua y melaza disuelta.

ii. Volteamos tres veces para mezclar todos los materiales. Se controla la humedad apretando puños del material según se explicó anteriormente.

iii. Se hace un montón extendido, de 50 centímetros de alto, y se cubre bien con sacos, para mantener la humedad.

iv. Cada doce horas se voltea para enfriarlo y mezclarlo. No se agrega agua.

v. Cada día el montón se voltea dos veces y se extiende más, bajándolo. 30  centímetros de alto al segundo día; 20 centímetros de alto al tercer día.

vi. Después del tercer día el montón no se cubre más con sacos para que seque. Y se sigue extendiendo más, rebajando su altura. Una vez seco, se enfría. Toma un color gris azulado. En este momento es que se puede utilizar como abono. Se puede guardar, bien seco, para utilizarlo cuando se necesite.

Hay muchos tipos de bocasi, pero en este caso no incluimos carbón ni tierra de la receta original, para reducir los costos y producir un material más concentrado y liviano. El manejo de este tipo de bocasi es más cuidadoso.

Detalles de Tecnologia
Autor Desconocido
Institución que publica: ICAFE -MAG
Título del Documento: Manual técnico buenas prácticas para el cultivo de café orgánico
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: ICAFE -MAG
Páginas 29 -30
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad Costa Rica