Biblioteca Agroecológia FUNDESYRAM

Seleccione una seccion aqui

ID Tecnologia: 3372 Sistemas Agroforestales

Como una zona ecológica, los trópicos húmedos tienen un inmenso potencial para una productividad biológica alta. La precipitación, en un rango de 1800 a 4600 mm por año, excedentes de evapotranspiración y suficiente humedad en el suelo para la nutrición de los vegetales.

Una cantidad sustancial de radiación solar es recibida para estimular la fotosíntesis. No hay extremos en la variación estacional de la temperatura que puedan causar dormancia periódica en las plantas y ingresos considerables de nutrientes son proporcionados por la lluvia y por la llovizna. La gran diversidad de especies y el crecimiento exuberante o frondoso de los bosques lluviosos tropicales son indicativos de su potencial productivo.

Sin embargo, paradójicamente, la mayoría de los países que están en depresión socioeconómica y toda la población sufre de escasez de alimento y desnutrición, están localizados en los potencialmente productivos trópicos húmedos. La productividad agrícola, aparentemente, ha disminuido debido al uso de la tierra, inapropiado o excesivo, además, los rendimientos no han podido equipararse con el crecimiento poblacional progresivo.

Fragilidad de los ecosistemas tropicales
Se conoce que los ecosistemas del trópico húmedo son frágiles, por ejemplo, tienen tendencia a la degradación del medio ambiente y a la pérdida de la capacidad productiva cuando son perturbados por las actividades humanas.

Irónicamente, la susceptibilidad propia de las áreas tropicales de tierras altas al deterioro ambiental, es provocada por los mismos factores que favorecen el crecimiento vegetal y la productividad. Por ejemplo, las altas temperaturas y la humedad, las cuales aceleran la descomposición del material parental y la descomposición de la materia orgánica, también aumenta la pérdida de nutrientes de la capa superficial a través de escorrentía. La alta precipitación también puede arrastrar muchos nutrientes solubles, lo que empobrece el sitio rápidamente. La radiación solar intensa también puede provocar una humedad excesiva y un estrés de temperatura entre las plantas, lo que posiblemente hace algunos sitios inapropiados para la plantación.

Estrategias para el mantenimiento de la productividad
Con condiciones de humedad y temperatura generalmente favorables, los nutrientes se convierten en el factor limitante más importante en los proyectos de producción agrícola de los trópicos húmedos. La habilidad de los técnicos para mantener los nutrientes del suelo a niveles razonablemente altos con un mínimo o ningún costo, es la clave para el mantenimiento de la productividad.

Flujo de nutrientes en los ecosistemas
El contenido de nutrientes en un ecosistema nunca es estático. La entrada de nutrientes, así como la salida, ocurre continuamente. En un bosque no perturbado de los trópicos húmedos, la cantidad de ingresos es casi igual a la magnitud de las pérdidas.

El ingreso de nutrientes naturales se presenta en tres formas: nutrientes almacenados en las partículas de polvo en la atmósfera que se combina con el agua de lluvia; el nitrógeno atmosférico fijado en los nódulos de las raíces, es llevado a la superficie del suelo a través de los residuos de plantas (hojarasca) capaces de realizar la fijación biológica de nitrógeno (Por ejemplo, las leguminosas), y los nutrientes arrastrados por la escorrentía desde las áreas adyacentes más elevadas.
Algunas transferencias dentro del ecosistema posiblemente hacen a algunos nutrientes más o menos disponibles para ciertas plantas. Por ejemplo, los nutrientes del subsuelo no pueden ser utilizados por plantas de raíces fibrosas (superficiales), y únicamente pueden tener acceso a ellos cuando son absorbidos por árboles de raíces pivotantes (profundas) y translocadas a la superficie del suelo a través de la caída de la hojarasca. Algunos nutrientes son tomados por especies perennes y almacenados en la biomasa y únicamente son reciclados cuando los árboles mueren y se descomponen, o cuando los árboles son cortados y quemados en el sitio, como un método de cultivo de tala y quema (Agricultura migratoria).

Los nutrientes se pueden perder en un sistema no perturbado en forma de erosión, escorrentía, y a través de la exportación de nutrientes (Por ejemplo, hojas, flores y frutos cosechados por los humanos o consumidos por los animales en un sitio y reciclado como desecho en cualquier otro lugar). Aparentemente, en un sitio no perturbado, el ingreso natural de nutrimentos (y los transferidos del subsuelo) son más grandes que las pérdidas naturales. La mayor evidencia empírica de esto el es hecho que un bosque con barbecho prolongado puede recuperar el contenido de nutrientes de un suelo agotado y llevarlo al nivel original.

Cuando un ecosistema forestal natural es transformado en agroecosistema, la tasa de pérdida de nutrimentos aumenta considerablemente y usualmente excede, en una cantidad considerable, los ingresos naturales. Los nutrimentos removidos se encuentran en forma de:

1. Árboles cortados y exportación de la biomasa.
2. Erosión y escorrentía acelerada causada por la exposición a la fuerza erosiva de la lluvia y del viento, perdiéndose de la superficie del suelo a través de las prácticas de cultivo.
3. Exportación excesiva de nutrientes a través de la cosecha frecuente de los cultivos anuales.

A menos que se tomen rápidamente medidas para estrechar la brecha entre las enormes pérdidas de nutrientes y los ingresos naturales mínimos, el agroecosistema puede llegar a ser agotado severamente.

Algunas propuestas para minimizar la pérdida de nutrientes
Las vías posibles para reducir la erosión y la pérdida de nutrientes en los sitios de tierras altas frágiles pueden ser medidas mecánicas o vegetativas. El terraceo, acequias de ladera y terrazas de banco son ejemplos excelentes de medidas mecánicas o técnicas de ingeniería utilizadas para disminuir la escorrentía y reducir la erosión.

Aunque se ha comprobado su eficacia, estas medidas parecen no ser atractivas para la mayoría de los agricultores, ya que existe una expansión sustancial de la población en tierras altas que no está acompañada con el correspondiente establecimiento de terrazas o bancos de tierra en contorno. Esta actitud indiferente hacia estas propuestas surge probablemente por la falta del capital necesario para construir estas obras de ingeniería o medidas de conservación del suelo.

Las propuestas vegetativas para la conservación del suelo son principalmente de dos tipos. El primero incluye el establecimiento de árboles de raíces profundas a lo largo de las líneas de contorno, formando fajas en contorno para anclar y estabilizar la pendiente y actuar como barreras vivas contra la erosión, una ventaja de esta medida es que necesita menos capital y menos mano de obra para establecimiento, operatividad y mantenimiento; también la barrera viva, además de proteger al suelo contra la erosión, de ella se pueden obtener productos como leña, forraje y abono verde

La segunda propuesta, puede ser combinada con la primera, consiste en el reciclaje de la biomasa después de la cosecha para disminuir la exportación de nutrientes del sitio. Por ejemplo, las hojas y los tallos de los cultivos agrícolas, y las ramas y copas de los árboles puede ser esparcidas en el campo como mulch, para conservar la humedad, y proporcionar una cobertura protectora contra la erosión (por salpicadura o superficial) del suelo, y para reciclarlo como abono verde.

Algunas medidas para maximizar el ingreso de nutrientes

Una vía efectiva para aumentar los ingresos naturales es a través de la introducción de árboles fijadores de nitrógeno, tales como las leguminosas y otras como Casuarina sp. y Alnus sp. Con la asistencia de agentes microbiales como Rhizobia y Frankia, estos árboles pueden suministrar nitrógeno casi sin costo y en forma constante.
Los fertilizantes químicos pueden adicionar los nutrientes pero no contribuyen a la formación del suelo, tal como lo hace la vegetación, acumulando materia orgánica en un rango de 5 a 17 toneladas anuales por hectárea.

La Agroforestería, como un sistema de producción, puede ser una alternativa potencial (aporte de nitrógeno de los árboles, aporte de nitrógeno de los árboles para mejorar la productividad de los cultivos, protección y recuperación del suelo, abono verde, diversificación de la producción, alternativas de bajo costo, etc.) para mantener la sostenibilidad en áreas manejadas de los trópicos húmedos.

Detalles de Tecnologia
Autor Dra. Marcia Mendieta López, Ing. M. Sc. Lester Raúl Rocha Molina
Institución que publica: Universidad Nacional Agraria
Título del Documento:
Link Ver documento Original
Institución o Persona que elaboró la síntesis: Universidad Nacional Agraria
Páginas 19-20-21-22
Idioma Español
Email:
Teléfono
Localidad Nicaragua